viernes, 15 de julio de 2011

UN TEJAR



En Horcajo Medianero, pueblo situado a medio camino entre Salamanca y Ávila tenemos la oportunidad de ver un tejar como los de antes, como los de toda la vida, donde parece que el tiempo se ha detenido, en él se puede ver como se hacen ladrillos, baldosas y tejas como antaño se hacían, tierra de la zona de Horcajo que se mezcla con agua del pozo en la amasadera “ agujero hecho en la tierra de unos dos metros de diámetro y unos cuarenta centímetros de profundidad” esta mezcla de tierra y agua se amasa pisándola con el caballo consiguiendo un barro de la mejor calidad, en la explanada que tiene el tejar es donde a este barro bien amasado, prensado y enrasado en la adobera se le de da forma y donde se salen las piezas, bien sean tejas ladrillos o baldosas, piezas que una a una se extienden en hilera en la explanada para que se sequen con este sol castellano, es por esta razón que solo trabajan en primavera y verano, posteriormente son llevadas con sumo cuidado por el tejero al horno, de leña ¡cómo no! donde una vez enhornadas las piezas poder cocerlas, primeramente templando el horno y posteriormente atizando hasta consguir la temperatura idonea de cocción, sin termómetro en el que poder ver la temperatura que éste alcanza, pero que sin lugar a dudas y tras años de experiencia, el tejero consigue el punto idóneo de cocción, y una vez sacadas las piezas del horno se apilan a la espera de ser transportadas al lugar en el que han de ser colocadas.

Así pues, espero que os gusten las fotos y esta pequeña historia, y si alguna vez pasáis por Horcajo Medianero y tenéis oportunidad, deteneros a ver como se trabaja en el tejar, espero que lo hagáis, merece la pena.