lunes, 17 de octubre de 2011

Una mirada en el tiempo


Primera marcha teresiana


Transcurrían los años 80 y la villa de Alba se preparaba para los acontecimientos que marcarían una etapa importante en su historia, la celebración del IV centenario de la muerte de Santa Teresa en la villa, a medida que se acercaba la fecha en el ambiente se mascaba la tensión, la ilusión y las ganas de que todo saliera bien, no podía ser de otra manera.

Comenzaremos este relato con la primera marcha teresiana prólogo de lo que debía de ser la celebración del centenario de la muerte Santa Teresa, bajo el lema, ES TIEMPO DE CAMINAR, comenzó su andadura un 17 de septiembre a las 8 de la mañana en la iglesia carmelitana de la acogedora ciudad de Medina del Campo, qué duda cabe que aquello iba a constituir un éxito, dos provincias una docena de pueblos y un centenar de peregrinos, ¿Qué más se necesitaba para realizar esta gran hazaña, y de esta manera homenajear a nuestra patrona?.

Pero volvamos a aquella mañana, pienso que nadie se podía imaginar el significado que alcanzaría y lo que posterior mente vimos, Medina del Campo, el Campillo, Carpio, a medida que nos acercábamos a los pueblos el recibimiento de la comitiva era impresionante nos recibían como amigos, y nos despedían como hermanos, en aquellos días se palpaba la amistad, la solidaridad, el mencionar a los pueblos uno a uno quedaría muy pobre, por el contrario bastará con no olvidarlos. La denominación de alcaldesa de honor así como las ofrendas y oraciones, las peticiones, todo ello contribuía a hacer de cada día un maravilloso mosaico.

Poco a poco nos acercamos a nuestra Villa, al final del viaje, y como en los otros pueblos de la ruta, Alba de Tormes como no podía ser de otra manera  también se vuelca con su Santa, con los peregrinos saliendo recibirlos a los límites de la villa, y así, aquel centenar de peregrinos que iniciaban su andadura en la bella ciudad de  Medina del Campo se convierten en una gran multitud de gente, en un pueblo unido, que bajo el lema, ES TIEMPO DE CAMINAR, marcharon junto a su patrona y todo ello para confirmar lo que una vez Teresa nos preguntó, SI MADRE AQUÍ TIENES EL POQUITO DE TIERRA QUE NOS PEDISTE  como decía la pancarta.

Espero os guste este relato y las fotografías, pues esto ocurrió, hace treinta y un años.

























Córdoba




Después de un tiempo sin actualizar mi blog  por falta de tiempo lo hago con una serie de fotografías de Córdoba que espero os gusten,  realizadas hace un par de años cuando visité la ciudad.

Qué decir de esta encantadora ciudad que no sepamos y que no esté  en libros o guías turísticas, decir Córdoba lo primero que se le viene a uno la imaginación es, la Mezquita joya del estilo islámico Nazarí, al adéntranos en ella nos llama la atención el bosque de columnas que tenemos ante nosotros, nada mas que 856 columnas, el efecto que la luz ejerce en su interior, pasear por ella, contemplarla despacio, sin prisas, es muy importante pues parece que se ha detenido el tiempo. El Alcazar, fortaleza y palacio de los Reyes Cristianos, su interior alberga restos de los periodos romanos, visigodos y árabes, de todas la salas visitables destaca el salón de los mosaicos, abajo, los baños, tres salas de inspiración árabe con techo abovedado donde destacan los tragaluces estrellados, y ¿que podemos decir de los jardines con sus estanques?, sentarse en cualquier rincón a descansar, a hidratarse “cosa importante bajo este sol andaluz de justicia”, con la música de fondo del sonido del agua de los estanques. Pasear por la judería al amanecer, o, atardecer cuando ha terminado el bullicio de las tiendas, calles estrechas de fachadas blancas, múltiples recovecos como si de un laberinto se tratara, su Sinagoga, sus patios y os recomiendo el museo sefardí “casa de separad” donde en su hermoso patio rodeado de columnas tuvimos los allí presentes  la posibilidad de deleitarnos con canciones sefardíes, placitas encantadoras especial mención a la de Maimónides en la que se encentra su escultura, “Maimónides filosofo sefardí nacido en Córdoba  en el 1135”. También como no iba a mencionarlos, los patios, esos patios  andaluces sencillos y cargados de flores por los cuatro costados.

Como no es mi deseo enrollarme más, ni aburriros con mis comentarios, como he dicho anteriormente espero os gusten las fotografías.

Córdoba declarada por la UNESCO patrimonio de la humanidad.