sábado, 5 de mayo de 2012


Matarrala

Estos  días de primavera son propicios para disfrutar del campo, pasear por esos caminos castellanos, llenos de vida y a la vez solitarios, donde uno se encuentra de lleno con la naturaleza, tranquilo, pausado, el tiempo se ha detenido y  parece no correr,  y de esta manera contemplar mejor el paisaje que tengo delante.
 Ha sido un día de estos que sale uno a dar una vuelta cámara al hombro, "por si acaso, ya se sabe, puede haber alguna foto interesante", con el propósito de ver las ruinas del despoblado de Matarrala a mitad de camino entre Navales y Aldeaseca de Alba y ha sido en este lugar contemplando sus maltrechas paredes de piedra y adobe  y en ese trayecto tan bonito de donde han salido estas fotos, y como digo anteriormente disfrutando el tiempo, el paisaje, su flora y su fauna para de vuelta a casa con calma una vez más ver el trabajo que uno a hecho.
Para más datos de interés sobre el despoblado de Matarrala visitar la página web: