domingo, 4 de agosto de 2013


AVENTANDO EN BUENAVISTA
 

Al parecer la siega era una de las labores mas duras del agricultor dado que ésta, se realizaba en los meses de julio y agosto, meses en los que el calor más aprieta en estos campos de castilla.  Si a esto le añadimos que es menester realizar el trabajo en el menor tiempo posible para tener el grano a buen resguardo en el granero y la paja en el pajar, el resultado es, de días agotadores para el labrador y toda la familia, incluidos los niños o pigorros pues todos eran participes en esta labor. Comenzaban la jornada a la salida del sol y terminaban cuando éste se ponía, muestra de ello son las coplas populares que decían.

No madrugaría tanto

Si el sol fuera jornalero.

No madrugaría tanto,

que andaría más ligero

-----

Ya se está poniendo el sol.

Ya se debiera haber puesto.

Para el jornal que ganamos

no es menester tanto tiempo.


Pero la siega también podía ser gratificante porque ha llegado el momento de recolectar después de laborioso trabajo preparando la tierra para la sementera, quitando las  malas hierbas para el mejor crecimiento de la planta... Pero siempre mirando al cielo para prever que tiempo va a hacer los próximos días: hielo, lluvia, nieve, pedrisco, como se llama por estas tierras al granizo, que si el viento viene de…, ó y trae consigo… Trabajo que se realiza el resto del año para sacar adelante la cosecha. Mayor era la satisfacción si la labor realizada era labrar su propia tierra, aunque por desgracia no eran muchos los propietarios, pues la mayoría de las veces eran jornaleros que iban de acá para allá en busca del jornal con el que sustentar la familia.

Pues bien, hecha esta pequeña reflexión, un día del mes julio a media mañana, cuando más aprieta el sol, unos avezados mozos –uno seguro que es mozo,  los otros dos los entrecomillamos- pertrechados de pala, bieldo, escoba,  horca y botijo (este último no podía faltar para saciar la sed del jornalero), se dispusieron a mostrar sus cualidades en los quehaceres del campo, en este caso, aventar la mies para dejarla limpia de paja.


Agradecer la colaboración en este reportaje de Oscar el único mozo, Leandro y José Mari.
 
 
 










 

jueves, 30 de mayo de 2013




CABALLITOS DEL DIABLO Y LIBELULAS

 

 

En la cabecera del Tormes, allá en la sierra de Gredos, un día de verano, llamaron mi atención las libélulas y los caballitos del diablo, estaban jugueteando, volando de acá para allá a gran velocidad y haciendo bruscos giros, solamente se posaban para descansar, pero entre todos me fije en un ejemplar que durante unos segundos se posó en una planta cercana y que me pareció estaba cazando como así fue, y al que pude hacer unas fotos, más allá pude hacer otras fotos a una pareja de caballitos del diablo copulando, como se puede ver el colorido de estos insectos es muy llamativo, también despertaron mi curiosidad unas libélulas que cerca de la orilla estaban saltando en vertical sobre el agua me acerque y comprobé que lo que hacían era depositar a gran velocidad sus huevos en la arena, si cuando veáis estas imágenes estáis interesados en conocer mejor estos insectos sin lugar a dudas hay blog más especializados en estos temas, y posiblemente nuestro amigo Santi experto en estas lides, algún día nos dé a conocer en su blog, más sobre la vida de estos increíbles insectos.




















domingo, 20 de enero de 2013

INAGURACIÓN DEL IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE SANTA TERESA DE JESÚS EN ALBA DE TORMES.




Dando continuidad al relato de los acontecimientos acaecidos en la celebración del IV centenario de la muerte de Santa Teresa y en la que, como prologo de la conmemoración de este, hicimos especial mención a la marcha teresiana entre los muchos actos que se realizaron, nos vamos a centrar en el comienzo del año del centenario.

La cita con nuestra patrona iba a comenzar en la inacabada basílica. Con anterioridad, en la  plaza Mayor de la villa se realizó la recepción de autoridades civiles, militares y religiosas para posteriormente acudir a la iglesia de la Anunciación o de las  M. M. Carmelitas. En la villa Teresiana no se recordaba haber visto tantas autoridades, purpurados y mucetas juntos, entre las personalidades que acudieron al acto haré especial mención al Exmo. Señor cardenal, D. Anastasio Alberto Ballestrero; el cardenal de Madrid, Vicente Enrique y Tarancón; el obispo de Salamanca, D. Mauro Rubio Repulles; los Duques de Alba Cayetana Fitz-James Stuart y su marido Jesús Aguirre o el ministro de justicia Pio Cabanillas. Además de estos, también se dieron cita en la villa teresiana representantes de Castilla y León, de la Excma. Diputación de Salamanca y del Excmo. Ayuntamiento de la capital charra.

El comienzo de la gran fiesta teresiana estuvo presidido por el Excmo. Señor cardenal Dº Anastasio Alberto Ballestrero que, en el interior de la iglesia de la Anunciación y al pie del sepulcro de la Santa dio paso a la lectura del breve de su Santidad el Papa, Juan Pablo II, con lo que quedaba inaugurada la celebración del IV centenario de la muerte de la Santa.

Finalizado el acto en el interior de la Iglesia, nos dirigimos en procesión desde la plaza de las M.M. Carmelitas hacia la inacabada basílica donde se ofició la Santa Misa.

Espero que este breve comentario y las fotografías haga rememorar estos acontecimientos a las personas que tuvimos la oportunidad de vivirlo.